Diakonia - gente que cambia el mundo
Nelcy García Archila entrevistando a José Ignacio Rosas

Todas las voces deben ser escuchadas

"Es importante que nos escuchen, que haya noticias de diferentes partes del país porque en los grandes medios, es como si nosotros en el campo no existiéramos", dice Yadira Garnica Carrillo, quien ha participado en la escuela de comunicación y junto con otras ocho mujeres, está desarrollando un programa de noticias desde sus comunidades.

La organización Corporación Compromiso trabaja para visibilizar y apoyar a las personas en las zonas rurales de Colombia. Con el apoyo del Fondo Abierto de Iniciativas en el 2020 se desarrolla la escuela de comunicación que contribuye en dar a conocer, las innovaciones, los cambios y las transformaciones que realizan las comunidades en los territorios.

- Queremos que la gente abrace la diversidad y la riqueza cultural que existe en las zonas rurales de Colombia. Tener canales para contar sus realidades e historias, es una forma de crear pertenencia, dice Eduardo Ramírez Gómez, quien coordina el proyecto.

Yadira vive en una finca caficultora. Cuenta, que ha participado en diversas actividades que la Corporación Compromiso ha desarrollado en su vereda, pero la escuela de comunicaciones ha sido muy especial para ella.

- Me alegré mucho cuando me enteré del curso porque yo desde pequeña siempre quise ser comunicadora, era como un sueño frustrado, cuenta Yadira

Cuando se ordenó cuarentena estricta en Colombia debido a la pandemia del coronavirus, Corporación Compromiso decidió realizar su escuela de comunicaciones en línea. Para Yadira no ha sido fácil porque no tiene acceso a internet en su casa. Para enviar las tareas, ha tenido que viajar a otro pueblo a dos horas de su casa donde hay computadoras con conexión a Internet.

- No siempre ha sido fácil pero a pesar de las dificultades he aprendido mucho: cómo hacer entrevistas y reportajes, por ejemplo, y cómo identificar noticias falsas, ha sido una experiencia muy bonita.

Nelcy García Archila, quien también participó en la escuela, dice que ha aprendido muchas cosas nuevas y que el proceso también le abrió los ojos a habilidades que no sabía que tenía.

- Pensé que me ayudaría a saber cómo promocionar los mercados campesinos, pero he aprendido a explorar cosas que no sabía y conocer capacidades que tenía escondidas. Nunca me imaginé que podía ser presentadora porque no me gustaba mi voz.

Alicia Hernández, otra participante, cuenta que ella se incentivó a participar porque quería probar algo nuevo.

- Decir que me he sentido muy bien es poco, me he sentido excelente y me ha motivado a investigar y a aprender.

Al finalizar el curso, los participantes recibieron una oferta para realizar su propio noticiero en una emisora radial. Yadira, Alicia y Nelcy son tres de las nueve mujeres que decidieron participar. por las dificultades presentadas por las restricciones, han coordinado todo su trabajo por whatsapp. Envían los clips de audio a Nelcy, quien es la que tiene mejor conexión a internet, y su hija les ayuda a editar todo a un programa completo. Luego lo envían a la emisora.

- Es un poco curioso que estamos haciendo un programa juntas pero que nunca nos hemos conocido en persona. Son cosas que pasan por la pandemia, dice Yadira.

Antes del primer programa, ninguna de las participantes quiso dar el paso a ser presentadora. Nelcy, quien antes no le gustaba su voz, decidió hacerlo.

- Hice los dos primeros programas porque nadie más se atrevia. Al comienzo me sentía nerviosa pero lo más bonito de todo lo que hemos aprendido fue darse cuenta de que uno puede, uno se propone algo y lo puede hacer, y saca lo mejor de uno.

En los seis programas que han desarrollado hasta ahora, han hecho noticias sobre los derechos de las mujeres, las fuertes tormentas que han golpeado la región y sobre problemas con obras viales que no se han terminado y que limitan el acceso a sus territorios, entre otros.

- Es importante que nos escuchen, que haya noticias de diferentes partes del país porque en los grandes medios es como si nosotros en el campo no existiéramos. Es importante hablar de las problemáticas del territorio, dice Yadira.

Muchos de los vecinos de las mujeres han escuchado el programa. Alicia cuenta que han recibido reacciones muy positivas.

- La gente se muestra sorprendidos porque a mi me gusta participar en el programa a pesar de que yo ya tengo mis añitos. Mis hijos están motivados a escucharme, dicen que es muy bueno que no me ponga aburrida, cuenta riéndose.

A pesar de que muchos aplauden su trabajo Yadira cuenta que todavía se siente un poco extraño escuchar su propia voz en la radio.

- Está mejorando, pero al principio era muy difícil escuchar mi propia voz. Ahora tengo más confianza en mí misma. Uno se siente como importante cuando participa en algo como esto. Se siente muy bien que la gente escuche mis entrevistas.

Ahora Alicia, Yadira y Nelcy esperan poder tener la posibilidad de hacer el programa directamente desde la emisora.

- Sería muy bonito poder hacer un programa en vivo y poder invitar a las personas que queremos entrevistar, dice Nelcy.

 Y a conocerse en persona, por supuesto.