Diakonia - gente que cambia el mundo

Un oasis sin prejuicios, ni discriminación

“Podemos vivir con diferencias. Lo importante es cuestionar los privilegios y apreciar las diferencias entre las personas en lugar de verlas como algo negativo", dice Mili, participante en el curso sobre feminismo de nuestra socia Lesbianas Independientes Feministas Socialistas (LIFS), un curso único y un espacio seguro.

02/11/2017

En un local en el centro de Lima se han reunido alrededor de 20 jóvenes. Hay muchas expectativas en el ambiente; es el cierre del semestre del curso de feminismo. Esther Rodriguez, quien dirige el curso "El agora LES", nos cuenta que el tema del día es transfeminismo.

La reunión comienza con un ensayo de arengas para la marcha del orgullo que se acerca. LIFS tiene un grupo de tambores que siempre toca en la marcha. No hay que ser persona experta para participar. Lo más importante es que exista voluntad y ganas.

La discusión inicia; Las y los participantes no siempre están de acuerdo, pero respetan las opiniones de las demás personas. La discusión circula alrededor de cómo la heteronormatividad impide que las personas vivan sus vidas plenamente y cómo se violan los derechos de las personas trans en la sociedad.

- La gente tiene que entender que la biología no es el destino, dice una de las chicas trans. Cuando la gente dice que nací en el cuerpo equivocado, digo que ellos son los que están equivocados. No nací en el cuerpo equivocado, es mi cuerpo y un cuerpo nunca puede ser equivocado.

- Cómo decido cambiarlo o usarlo depende de mí. El ser humano es un proceso. Todas las personas hacemos cambios durante la vida y para mí, este cambio fue necesario para vivir como la persona que soy adentro, argumenta.

Otra participante continua;

-Nosotros no somos el problema, sino quienes no respetan a los que son diferentes, dice. No somos personas violentas, no amenazamos a nadie, son ellos quienes lo hacen. Solo queremos vivir nuestras vidas y que nos respeten como somos, como a toda la demás gente.

Varias de las personas que participan en el curso han sido discriminadas. Un joven trans fue echado de un autobús y otro participante fue expulsado de un baño público.

- Dijeron que no podía estar allí, a pesar de que yo me identifico como mujer.

A otra le siguieron en la calle y le escupieron.

El curso de feminismo de LIFS en un proyecto único. Ofrece Un oasis sin prejuicios, ni discriminación. Una vez por semana durante todo el semestre, las personas se reúnen para discutir diferentes teorías feministas. El curso ha sido implementado durante tres años y la cantidad de participantes ha aumentado cada año. En primer lugar, el curso estaba dirigido a mujeres lesbianas, pero las organizadores se dieron cuenta de que había interés de participar por parte de personas trans y no binarias y, por lo tanto, decidieron no restringir la participaci��n.

- Siempre he cuestionado el estereotipo que se espera que nosotras, las trans femeninas debemos ser hiperfemininas y heteronormativas, según la norma. A lo largo del curso he aprendido a formular argumentos para defender mi posición y quién soy. Ahora puedo decir que soy una trans- y afrofeminista. He aprendido muchas cosas que no conocía antes, dice Isabella.

- Para mí también el curso ha sido muy importante, dice Lourdes. Antes no comprendía que tenía el derecho de ser quien soy. Que tengo valor tal cual como soy.

Lourdes es de Puno y en su familia la cuestionaban por su forma de vivir y por su orientación sexual. Cuando vivía en la casa de sus padres ellos querían que ella usara trenzas y faldas, pero Lourdes se sentía incómoda con eso. Se cortó el cabello corto como una protesta contra la opresión patriarcal.

- Yo no sabía lo que era el feminismo antes. Todo lo que sabía era que sentía que no encajaba en el estereotipo. A través del curso, me di cuenta que el rol femenino de las mujeres es una construcción de la sociedad, no algo que realmente somos, dice Lourdes.

Hoy Lourdes vive en Lima y tiene su propia marca de ropa llamada "somos libres". Dice que el curso y LIFS le ayudaron mucho a atreverse a usar su expresión en el diseño.

- Podemos vivir con diferencias. Lo importante es cuestionar los privilegios y apreciar las diferencias entre las personas en lugar de verlas como algo negativo. El curso es una prueba de que es posible y solo de esa manera podemos crear algo más grande, dice Milli, que lucha para que su universidad respete su identidad y la registre con el nombre con el cual se identifica.

- Hemos creado un espacio seguro donde hay confianza y podemos estar completamente abiertos con quienes somos. Es muy importante para nosotros porque somos discriminados en tantas situaciones, concluye Isabella.