Diakonia - gente que cambia el mundo

Líneas de acción

El trabajo de Diakonia se basa en cinco líneas de acción; derechos humanos, democracia, equidad de género, justicia económica y social y paz y reconciliación.

02/08/2018

Derechos humanos

Diakonia trabaja para promover y defender los derechos humanos universalmente reconocidos, para que todas las personas puedan vivir una vida digna.

Una de las formas más efectivas de generar cambio es a través del empoderamiento y la exigibilidad de los derechos. Las personas pueden exigir sus derechos cuando los conocen. Diakonia trabaja en varios países en contexto de conflicto o posconflicto, con regímenes autoritarios y democracias frágiles. En estas situaciones las amenazas y asesinatos de las personas  defensoras de derechos humanos tienden a aumentar. Diakonia trabaja para proteger a quienes defienden los derechos humanos, vinculando sus esfuerzos al trabajo de incidencia nacional e internacional.

Democracia

Diakonia está trabajando para fortalecer la democracia y aumentar la participación política de grupos marginalizados. Se considera que la democracia y los derechos humanos son interdependientes y se refuerzan entre sí. Diakonia enfatiza el rol de las mujeres y los jóvenes en los procesos de democratización.

La democratización es requerida en diferentes niveles de la sociedad. Diakonia enfoca su trabajo en el fortalecimiento de las voces políticas de comunidades marginalizadas, para que la democratización sea basada en la opinión pública y las necesidades de los sujetos de derechos.

Gran parte del trabajo de Diakonia en el área de democracia se se enfoca en la incidencia ante las instituciones existentes y su fortalecimiento, para que todas las personas participen políticamente y hagan ejercicio de su ciudadanía, en condiciones de igualdad. Trabajar contra las estructuras patriarcales y otras normas y actitudes que discriminan a grupos e individuos también es crucial para el proceso democrático. Hoy Diakonia trabaja para contrarrestar la tendencia inminente de reducción del espacio democrático de la sociedad civil en varios países.

Justicia de género

Diakonia trabaja por la justicia de género, desafiando las estructuras y actitudes patriarcales que obstaculizan la participación política de  mujeres, i jóvenes, niñas, lesbianas y personas trans. La igualdad significa que las personas comparten el poder en igualdad de condiciones. También significa igual acceso a los servicios sociales básicos, la misma oportunidad de participar en la toma de decisiones políticas y económicas y el mismo derecho a la justicia y a la protección legal. Nuestro trabajo abarca a todas las personas, independientemente de su orientación sexual e identidad de género.

Diakonia trabaja para reducir la violencia contra las mujeres, las jóvenes, las niñas y las personas LGBT. El 90 por ciento de toda la violencia, ya sea doméstica, sociocultural, en la guerra o el acoso sexual, , la ejercen hombres. Por lo tanto, nuestro enfoque se centra en la violencia machista y su causa principal: las relaciones desiguales de  poder en la sociedad.

Con los años, Diakonia ha notado que el sistema de género actual no se puede transformar  sin la participación activa de los hombres. Por lo tanto, es fundamental en nuestro trabajo incluir a los hombres a desafiar las estructuras masculinas hegemónicas y patriarcales y organizarse en la búsqueda de la justicia de género.  

Justicia económica y social

En un mundo globalizado, es necesario trabajar a nivel local, nacional, regional e internacional para lograr la justicia económica y social, así como una distribución más justa de los recursos. Un primer paso es aumentar las oportunidades de ingresos de las personas. Con el aumento de ingresos, también se aumenta la capacidad de organización, exigibilidad de derechos y responsabilizar a las autoridades. De las personas que viven con menos de un dólar por día, el setenta por ciento son mujeres (según las Naciones Unidas). A las mujeres a menudo se les niega  el derecho a la vivienda y a poseer y trabajar la tierra, y por lo tanto son más vulnerables a la injusticia económica. El desempleo y la exclusión son factores que contribuyen a la feminización de la pobreza y la migración en el mundo, así como también a la trata de personas.

La mayoría de migrantes en el mundo hoy son mujeres. Por lo tanto, Diakonia se centra en las mujeres para fortalecer los derechos económicos de las personas.

La reducción de la fuga de recursos los países del sur y la promoción de la movilización de recursos internos también son prioridades. Diakonia y sus organizaciones socias trabajan en diferentes niveles, supervisando el presupuesto, reduciendo la fuga de capitales y el gasto militar. Este trabajo contribuye a liberar recursos nacionales que pueden utilizarse para la erradicación de la pobreza y la justicia climática.

Paz y justicia

Diakonia trabaja para crear ambientes pacíficos donde todas las personas puedan vivir con dignidad. La paz va más allá que la ausencia de la guerra  y la violencia organizada. Es una situación en la que todas las formas de violencia se han extinguido y los conflictos se resuelven de forma constructiva, con medios pacíficos.

La línea de acción de conflicto y justicia  solo se enfoca en conflictos armados. El objetivo dentro de la línea es fortalecer la capacidad de la sociedad civil para en contribuir a la resolución pacífica de conflictos a través del respeto por los derechos humanos y la construcción de comunidades capaces de enfrentar las diferencias  sin recurrir a la violencia. Nos enfocamos en factores estructurales que promueven la paz, tal como los sistemas legales internacionales. El enfoque también está en la participación de la sociedad civil en el proceso.

Diakonia se esfuerza por ser percibida como independiente e imparcial y siempre pone las  necesidades y los derechos de las personas en primer lugar. Tanto en contextos de guerra, como en los de paz, se aluden a los derechos humanos. El derecho internacional humanitario (DIH), también conocido como "leyes de guerra", es un conjunto de reglas con un propósito básico de aliviar el sufrimiento humano durante  conflictos armados. Diakonia se esfuerza por crear sinergias entre el programa de DIH que se desarrolla en el Medio Oriente y otros programas que podrían beneficiarse de los métodos y experiencias delmismo.

En áreas de riesgo, áreas en conflicto o áreas de post-conflicto, los actores privados pueden contribuir a la paz o agravar la situación. Diakonia centra su trabajo en torno a actores privados, sobre responsabilidad corporativa en términos de derechos humanos y sensibilidad alconflicto. Si bien, las iniciativas voluntarias de responsabilidad son importantes, Diakonia considera que deben existir normas internacionales vinculantes para garantizar la responsabilidad corporativa.