Diakonia - gente que cambia el mundo

"Nací siendo zapatera"

El sol arde en el cuello cuando subimos la colina hacia la casa de Soledad Pérez. El Alto se encuentra a una altura de 4000 metros sobre el mar y el sol se siente tan cerca; como si lo pudieras tocar. Nací siendo zapatera, dice Soledad, pero nunca pensé que me convertiría en líder y conduciría la lucha por nuestros derechos. No porque no tenga la capacidad, sino porque soy mujer.

- Espera aquí un rato, dice Soledad. Voy a encerrar al perro. Él no está tan acostumbrado a las visitas. Después de un rato vuelve, sonríe y nos invita a entrar. Detrás de la puerta hay dos casas. La primera es el hogar de Soledad y la otra el taller.

- Es como si estuviera predestinado que iba a trabajar en esto. Nací el día del zapatero, el 25 de octubre, cuenta Soledad. Es verdad, dice y se ríe. También heredé este arte fino de mi papá. Desde que era niña, he estado involucrada en la fabricación de zapatos. Apenas recuerdo cuando aprendí. Es como si siempre hubiera sabido.

Soledad se sienta en una butaca rodeada de estantes llenos de zapatos que el siguiente día serán enviados a Argentina. Todos son de diseño propio. Hay de todo, desde pequeños zapatos para niños hasta zapatillas y zapatos para caminar. "Hecho en Bolivia" dice un cartel colgado en el techo.

Primera presidenta mujer

Soledad es la presidenta de la Asociación de Zapateros en La Paz y nos cuenta sobre su compromiso con los derechos de los zapateros. Ella es la primera presidenta mujer y gracias a su liderazgo hoy la mayoría de los miembros de la asociación son mujeres.

- Nunca pensé que podría liderar la asociación, no porque no tuviera la experiencia, porque si la tengo, sino porque soy mujer y a nosotras nos discriminan por ser mujeres dice Soledad.

"Quiero que estén orgullosos"

Con el apoyo de Gregoria Apaza (organización socia de Diakonia), Soledad y otras mujeres de la asociación han fortalecido sus argumentos y su discurso por los derechos que tienen como dueñas de pequeñas empresas. El mismo fin de semana que visitamos a Soledad, organizó una manifestación por los derechos de los propietarios de pequeñas empresas.

- Llevo seis meses como presidenta. Ha sido una pelea difícil, pero hemos logrado organizar una reunión con el presidente la próxima semana, en la que hablaremos sobre el derecho a la atención médica de los propietarios de pequeñas empresas y los altos impuestos que tenemos que pagar.

- Esto es importante para mí porque quiero que mis hijos se queden en Bolivia. No quiero que tengan que mudarse a otro lugar debido a la situación financiera. Además quiero que se sientan orgullosos de venir de la familia de zapateros, termina Soledad.