Diakonia - gente que cambia el mundo
Model.Layout.BloggImageAltText
Ximena Gonzáles, fundadora de Tierra Digna. Foto: Gabriella Berglund

“Qué tan fuerte soy para enfrentar esto?”

El Centro de Estudios para la Justicia Social “Tierra Digna” es una organización colombiana enfocada en la promoción y la defensa de los derechos de comunidades afectadas por las actividades extractivas en el país. El trabajo de Tierra Digna es de carácter jurídico, investigativo y de fortalecimiento e intercambio de conocimientos, que se concentra en el acompañamiento integral a las comunidades afectadas.  

08/03/2015 Editor: Daniel S Ogalde

El Centro de Estudios para la Justicia Social “Tierra Digna” es una organización colombiana enfocada en la promoción y la defensa de los derechos de comunidades afectadas por las actividades extractivas en el país. El trabajo de Tierra Digna es de carácter jurídico, investigativo y de fortalecimiento e intercambio de conocimientos, que se concentra en el acompañamiento integral a las comunidades afectadas.

Ximena Gonzáles se ríe y cuenta que solo tenía 23 años cuando ella y sus dos amigas decidieron fundar la organización hace ocho años.

- Mi familia pensó que estaba loca, no entendían por qué no quería tener un empleo más estable y seguro. Sin embargo, siempre me han apoyado y hoy creo que se sienten orgullosos de mí.

La lucha contra los prejuicios

Fue un trabajo duro, sobre todo como las tres compañeras eran mujeres y jóvenes, dos grupos contra cuales hay muchos prejuicios. El respeto lo han tenido que ganar con el tiempo y a través de su trabajo. También existe el tema de seguridad. Tierra Digna ha tenido situaciones de seguridad complicadas, no porque son mujeres o jóvenes, sino por el trabajo que hacen. Además, Ximena piensa que este tipo de trabajo es uno en que fácilmente se puede perder, donde el trabajo vuelve a ser toda su vida. Por eso, para ella siempre ha sido muy importante tener un equilibrio entre su trabajo y su vida personal.

- Al fundar la organización, mis amigas y yo pensamos en cuales temas en el país queríamos cambiar. Fue realmente el proyecto de nuestros sueños, y todavía lo es.

Durante estos cinco años Tierra Digna ha logrado resultados positivos tanto en su trabajo jurídico, investigativo como de fortalecimiento e intercambio de saberes. Según Ximena las comunidades ahora están más fuertes, ya saben lo que quieren y cuáles son sus derechos. También se ha podido identificar una mayor consciencia comunitaria, la cual a su vez ha cambiado la manera de ver las comunidades entre las empresas y los políticos. Sin embargo, falta mucho por hacer todavía, sobre todo cuando se trata de la industria extractiva.

La fe en un mejor futuro

- La industria extractiva lleva consigo conflictos sociales entre las comunidades, las empresas y los políticos por el tema de los terrenos. Este es un problema que no se discute en los diálogos de paz. Sin embargo, los colombianos son muy competentes, ambiciosos y con buenas ideas, y esto me llena de esperanza.

Ximena deja escapar una risa y toma un momento para revolver su taza de té.

- He tenido momentos difíciles, por ejemplo cuando hemos recibido amenazas, y me he preguntado qué tan fuerte soy para enfrentar esto, para vivir bajo estas condiciones. Me gustaría mucho tener hijos un día, lo cual también me ha hecho pensar. ¿Si lo haría de nuevo? Lo pensaría. A lo mejor asumiría el riesgo, pero esta vez con ciertas garantías.

 Texto: Gabriella Berglund