Diakonia - gente que cambia el mundo
Model.Layout.BloggImageAltText
Las mujeres indígenas en Guatemala han luchado fuerte durante mucho tiempo para obtener justicia por los crímenes cometidos durante la dictadura. Foto: Diakonia Guatemala

"Ya no nos pueden seguir ignorando"

En Guatemala todavía hace falta trabajo para lograr el pleno respeto por los derechos humanos de las mujeres. La tasa de mortalidad materna está entre las más altas de América Latina y cada año resultan embarazadas miles de niñas, la mayoría por consecuencia de violencia sexual. A esta situación se suma también la criminalización del aborto. 

02/02/2015 Editor: Daniel S Ogalde

Trabajar por los derechos humanos de las mujeres en Guatemala puede ser difícil y peligroso. Muchas mujeres activistas han sufrido amenazas u hostigamientos. Aún así hay personas que no se dejan callar. La Asociación Por Nosotras Ixmukané es contraparte de Diakonia en Guatemala y organiza más de mil mujeres en el departamento de El Quiché, en el norte del país. Ixmukané trabaja para difundir el conocimiento sobre los derechos de las mujeres y también para prevenir la violencia que muchas veces sufren las mujeres.

Indígenas discriminados

- Lastimosamente no hay interés de parte de las autoridades de defender los derechos de las mujeres mayas. Por ser mayas, humildes y de escasos recursos muchas veces nos obligan a esperar por horas para ser atendidas por un abogado o representante del Ministerio Público y a veces ni siquiera nos atienden. Por eso es importante que conocemos las leyes y exigimos el cumplimiento de los derechos de las mujeres, dice María que es promotora jurídica de Ixmukané.

El trabajo de María consiste en apoyar a mujeres sobrevivientes de violencia y acompañarlas en la denuncia y proceso legal. Acompaña a las mujeres a los servicios de salud y también apoya con la traducción ya que muchas mujeres solo hablan su idioma materno.

Mujeres luchando

Dentro de la red de Ixmukané se encuentra también la organización Saqwichomab Mayab (“Las Sabias” en español). Las integrantes de Saqwichomab Mayab son mujeres mayas y comadronas tradicionales de comunidades rurales del norte de Guatemala.

- Nuestras abuelas y nuestras mamás nos enseñaron como cuidar a la mujer embarazada y como atender a un parto. Somos curanderas y sabemos curar las enfermedades así como hicieron nuestras abuelas, dice Ana que participa en un curso con Ixmukané para conocer a otras comadronas y aprender más sobre sus derechos.

Exigiendo sus derechos

El sistema oficial de salud sufre de escases de recursos y muchas veces las señoras que forman parte de Saqwichomab Mayab son el único personal de salud que se encuentra en las regiones. El trabajo de Saqwichomab Mayab es de suma importancia para la sobrevivencia de las comunidades pero aún así son tratadas con actitudes racistas o discriminatorias cuando entran en contacto con los hospitales públicos o el sistema de salud del Estado. Por eso es tan importante que nos organizamos, dice María.

- Gracias al trabajo de organización que realiza Ixmukané con las mujeres, ahora conocemos nuestros derechos y sabemos qué podemos exigir de las autoridades. Ahora, cada vez que el Ministerio Público o el personal de los hospitales ven que una señora viene acompañada por Ixmukané se apura el proceso. Ya no nos pueden seguir ignorando, termina María.

Texto: Aron Lindblom