Diakonia - gente que cambia el mundo
Model.Layout.BloggImageAltText
stripe

Paraguay

En Paraguay Diakonia apoya los esfuerzos de la sociedad civil a favor de los derechos humanos. Trabajamos a todos los niveles de la sociedad, con especial atención a los sectores más vulnerables.

22/05/2014 Editor: Juan Carlos Yuste

Los derechos humanos como asignatura pendiente

Desde 1989 han sido asesinados más de 120 líderes campesinos sin que el Estado haya ni investigado ni juzgado debidamente a los responsables. Existen campañas para deslegitimar y estigmatizar a defensores/as de DDHH de diversas maneras a fin que estos no puedan seguir realizando su trabajo. Y los DDHH no han logrado penetrar en la institucionalidad pública, especialmente en el sistema educativo, por lo que el Estado paraguayo recibe numerosas recomendaciones y sentencias de organismos internacionales de DDHH, que a menudo no son atendidas debidamente. 

Equidad de género

Una fuerte cultura patriarcal entre parte de la población en el Paraguay hace que exista una gran desigualdad en términos de género. Que va desde la ausencia de liderazgo político de mujeres hasta el acceso limitado a derechos sexuales y reproductivos, especialmente para mujeres jóvenes rurales, mientras que algunos derechos no son siquiera reconocidos. Aunque la constitución manifiesta que no se admite la discriminación, no existen leyes ni mecanismos que regulen los hechos de discriminación de ningún tipo, mucho menos los de personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales.

Desigualdad en la distribución de tierra y país de monocultivo

Paraguay es uno de los países más desiguales del mundo en cuanto a la distribución de la tierra. El 77% de las fincas cultivables está en manos de un 1% de los propietarios y sólo el 40% de los agricultores poseen apenas el 1% de las tierras. Este es el fundamento de la desigualdad del país que hace que 4 de cada 10 habitantes en el país vive en situación de pobreza. Los pueblos indígenas, especialmente, viven en situaciones de extrema pobreza al no poder vivir de acuerdo a su economía tradicional basada en bosques sustentables.

Paraguay es el cuarto productor más grande de soja del mundo. El avance de la producción de soja ocasiona numerosos problemas para las poblaciones campesinas aledañas, ya que los cultivos de soja necesitan del uso intensivo de agrotóxicos que generan diversos problemas a las familias campesinas: problemas de salud, especialmente niños y mujeres embarazadas, envenenamiento de fuentes de agua, muerte de animales de granja y de productos fruti-hortícolas, entre otros. Además produce el desplazamiento de familias campesinas.

La desigualdad de la distribución de tierra del Paraguay y el uso de la agricultura de monocultivo hace que Diakonia centra sus esfuerzos en el apoyo a organizaciones de agricultores y pueblos indígenas, especialmente a las mujeres, para mejorar la calidad de vida mediante la promoción de una reforma agraria y la implementación de modelos de desarrollo sostenibles.