Diakonia - gente que cambia el mundo
Ríos Montt, 10 de marzo de 2013. El día que fue condenado por genocidio. Foto: Lucía Reinoso.

Guatemala: Un ex dictador ha muerto

El ex dictador de Guatemala, José Efraín Ríos Montt ha muerto a los 91 años. Su tiempo en el poder se caracterizó por ser el más violento en la historia contemporánea de Guatemala. Fue condenado por genocidio y delitos contra los deberes de humanidad en el 2013. Diez días después la Corte de Constitucionalidad ordenó retrotraer parte del juicio en una decisión muy criticada. Las organizaciones socias de Diakonia en Guatemala siguen luchando por la verdad y la justicia.

02/04/2018

María Cedillo fue testigo en el juicio de 2013 y volvió a testificar en 2017, en la repetición del juicio. Cedillo es activa en el movimiento de sobrevivientes y brinda apoyo a otras mujeres que quieren dar su testimonio. La muerte de Ríos Montt no la va a silenciar.

- La condena del 2013 todavía es válida para nosotros y vamos a seguir diciendo la verdad sobre lo que pasó durante el régimen de Ríos Montt. ¿Quién nos va a defender si nosotros no decimos la verdad?, dice Cedillo.

Ríos Montt inició su carrera política en el 1974 cuando, sin éxito, fue candidato a la presidencia. Ocho años después, el 23 de marzo de 1982, lideró un golpe de Estado contra el entonces régimen del general Lucas García.

La dictadura de Ríos Montt fue marcada por un aumento en la represión y el terror en las comunidades rurales. El general ordenó organizar Patrullas de Autodefensa Civil (PAC), reclutó forzosamente a jóvenes del área rural al ejército, y creó las “aldeas modelo” en donde comunidades mayas fueron ocupadas y controladas por el ejército. Bajo su supervisión, el Ejército de Guatemala aplicó la estrategia de “tierra arrasada”, destruyendo a comunidades enteras.

En agosto 1983, Ríos Montt fue destituido a través de otro golpe de Estado militar.

Cuando Guatemala transitó a la democracia en 1996, se inició también un trabajo para investigar los crímenes cometidos durante la guerra y la dictadura. En 1999, la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) concluyó en el informe “Memoria del Silencio” que actores estatales cometieron actos de genocidio en por lo menos cuatro regiones del país entre 1981 y 1983. Según el mismo informe, más de 200 000 personas perdieron la vida, se cometieron más de 626 masacres, y un millón y medio de personas fueron desplazadas de sus tierras. Se estableció que actores estatales fueron responsables del 93% de las violaciones de derechos humanos y el 83,3% de las víctimas fueron mayas.

En 2001, las socias de Diakonia, Asociación para la Justicia y la Reconciliación (AJR) y Centro Para la Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH) presentaron una denuncia por genocidio contra Ríos Montt que prosperó en 2013 cuando inició un juicio dirigido por la jueza Yassmín Barrios. El 10 mayo 2013 se se dictó la sentencia histórica en la cual Ríos Montt fue condenado por genocidio y delitos contra los deberes de humanidad. Diez días después se anuló parcialmente el juicio a través de una decisión muy criticada por la Corte de Constitucionalidad y se ordenó volver a realizar parte del juicio. En octubre de 2017 se volvió a empezar el juicio y aunque la muerte de Ríos Montt significa que se extingue la persecución penal en su contra, el proceso continuará contra el otro acusado y militar retirado José Mauricio Rodríguez Sánchez.

Mientras tanto, las organizaciones AJR y CALDH seguirán luchando por la justicia y contra el olvido.