Diakonia - gente que cambia el mundo
Antonia Pirir recibiendo un paquete de alimentos de Esperanza Tubac, coordinadora general de nuestra socia AGIMS en Guatemala.

Guatemala: Comida y mascarillas para los más vulnerables

Cuando se suprime rápidamente el suministro de alimentos, los esfuerzos urgentes son importantes. A medida que el corona virus se extiende por todo el mundo y las comunidades se cierran, las personas que ya son vulnerables son las más impactadas. En Guatemala, nuestras socias han cambiado su enfoque de organización para distribuir alimentos y mascarillas a mujeres vulnerables y sobrevivientes del conflicto armado interno, quienes de repente se vieron afectadas por la escasez de alimentos y la pérdida de ingresos.

08/05/2020

El día 13 de marzo se reportó el primer caso de coronavirus en Guatemala. Como varios países latinoamericanos, se ha implementado toques de queda estrictos en el país. Sobreviventes y víctimas del conflicto armado interno en el país, las mujeres y familias con escasos recursos, entre otros, son los más afectados.  

- Ha sido difícil porque no tengo suficiente comida para mis cinco hijos ahora que la escuela está cerrada. En la escuela desayunaban y mi esposo solía salir de casa a las cuatro de la mañana para trabajar. Ahora estamos todos en casa y no me alcanza la comida. Pero tenemos que comer, dice Antonia. 

Antonia es una de las mujeres que ha recibido paquetes de alimentos de nuestra organización asociada AGIMS. Se proporcionan maíz, arroz, frijoles, aceite, pasta, mantequilla, azúcar, sopas y una mascarilla en un paquete que se distribuyen a las mujeres pertenecientes a la población indígena kakchiquel. El paquete de alimentos puede apoyar hasta cinco personas durante una semana. Es un esfuerzo agudo que hace una verdadera diferencia cuando es difícil obtener alimentos. 

- Todas las familias en el pueblo comparten lo poco que tenemos. AGIMS nos apoya con una bolsa que contiene granos básicos que durará una semana, y nos ayuda mientras buscamos otras alternativas, dice Antonia. 

Ayuda a las mujeres afectadas por la violencia 

Por lo general, AGIMS trabaja para mejorar la situación de vida de las mujeres, especialmente la situación de las mujeres que pertenecen a la población indígena del área de San Juan Sacatepéquez. Difunden información sobre salud sexual y reproductiva, fortalecen a las mujeres líderes y luchan para hacer que la vida de las mujeres sea una vida libre de violencia. Guatemala es uno de los países del mundo que tiene la mayor proporción de femicidios y donde la violencia se ha convertido parte de la vida cotidiana de las mujeres. El toque de queda estricto que se ha introducido en Guatemala recientemente ha hecho que las mujeres ahora sean más vulnerables. 

- Previo a la entrega de alimentos realizamos un diagnostico comunitario, visitamos las comunidades para averiguar cuáles eran las necesidades más urgentes de las mujeres. Vimos la escasez de alimentos en las familias ya que toda la familia estaba en casa sin comida. Su economía es totalmente difícil. Además, la violencia contra las mujeres ha aumentado significativamente, dice Esperanza Tubac, coordinadora general de AGIMS.

Esperanza Tubac entregando alimentos a las mujeres en el área de San Juan Sacatepéquez, Guatemala.

La cuarentena aumenta el riesgo de que las mujeres sean sometidas a violencia doméstica cuando los perpetradores están aislados en el mismo hogar que las mujeres. Dado el aumento de la violencia, AGIMS abrió una línea telefónica para mujeres en riesgo. Las mujeres pueden acudir a esa línea para buscar asesoramiento legal y ayuda en situaciones de emergencia. 

La organización continuará sus importantes esfuerzos para llegar a las mujeres afectadas por la violencia con apoyo y asesoramiento, al mismo tiempo que busca más fondos para continuar distribuyendo paquetes de alimentos. 

- Es importante llegar a estas mujeres porque son mujeres indígenas de escasos recursos, vulnerables ante esta pandemia de coronavirus. Muchas comunidades no tienen acceso a agua potable, jabón, mascarillas y, especialmente, no tienen acceso a alimentos. Gracias al apoyo de Diakonia, hemos podido ayudar a miles de mujeres vulnerables. Ahora necesitamos más dinero para llegar a miles de mujeres más, dice Esperanza. 

Llegar a los ancianos

Víctimas del conflicto armado interno también es un grupo muy afectado en esta pandemia. La mayoría de estas personas son mujeres y hombres de la tercera edad, quienes corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente por el COVID-19. Por eso, nuestra socia, Asociación para la Justicia y Reconciliación (AJR), empezaron a entregar los alimentos para poder aliviar los momentos de crisis por la pandemia a sobre vivientes y víctimas del conflicto armado interno en la región de Kaqchikel en Guatemala. 

La Asociación para la Justicia y Reconciliación, con el apoyo de Diakonia, hace un trabajo importante para visibilizar los crímenes que se cometieron durante el conflicto armado interno en Guatemala que duró 36 años. La mayoría de las víctimas del conflicto pertenecen a los pueblos indígenas de diferentes comunidades. Hoy día, 24 años después de que el acuerdo de paz fuese firmado, las condiciones de pobreza, extrema pobreza, exclusión y racismo persisten, agravándose con la llegada del COVID-19. 

La gente más vulnerable son los que han sido más afectados por la pandemia y la propagación del coronavirus, un virus que no conoce límites. La respuesta de emergencia inmediata es importante y marca la diferencia.