Diakonia - gente que cambia el mundo
La Cuchilla, Honduras. Foto: Ezequiel Sanchez

Es hora de justicia climática

Justicia climática significa que todas las personas, independientemente de sus recursos económicos, puedan vivir una vida segura. Esto significa que los países ricos deben reducir sus emisiones y apoyar a los países en vía de desarrollo en la transición hacia un cambio sostenible y la adaptación a los efectos inevitables del cambio climático.

07/11/2019

Justicia climática se trata de derechos

Las emisiones de gases de efecto invernadero afectan el clima global, con consecuencias para nuestra vida en la tierra. Los patrones de producción, consumo y transporte deben cambiarse completamente.

Aunque es principalmente la parte rica del mundo que está detrás de las emisiones que impulsan el cambio climático, las personas que viven en pobreza y vulnerabilidad son las más afectadas.

El cambio climático es una cuestión de justicia, tanto entre países como entre grupos de personas. Las personas y los grupos con menos recursos, menos educación y menos acceso a las redes y la información tienen peores condiciones para adaptarse a los cambios, por ejemplo, cuando se trata de oportunidades para ganarse la vida.

Mujeres especialmente vulnerables

Debido a los roles de género tradicionales, las mujeres son particularmente vulnerables al cambio climático y tienen menos influencia sobre la toma de decisiones con respecto a las medidas climáticas que los hombres. Esto, a su vez, significa que las experiencias y el conocimiento de las mujeres no se utilizan en la planificación de medidas climáticas, y que sus intereses no se tienen en cuenta tanto como los de los hombres.

A través del Acuerdo de París, que entró en vigencia en noviembre de 2016, los líderes del mundo acordaron mantener el aumento de la temperatura promedio global por debajo de 2 grados, preferiblemente por debajo de 1.5 grados, en comparación con los tiempos preindustriales.

En diciembre de 2019 se adoptó un marco regulatorio para la implementación del Acuerdo de París. No es vinculante para los países implementar sus planes climáticos y las regulaciones dejan mucho margen para la interpretación. Por lo tanto, es importante que los individuos y las organizaciones de todos los países alcen sus voces y exijan acciones para la justicia climática.

Para lograr la justicia climática se requiere:

• Emisiones reducidas - rápido: las emisiones deben reducirse a casi cero. Los países ricos deben seguir adelante y reducir sus emisiones de inmediato. Los países en vía de desarrollo deben recibir apoyo para poder seguir un camino de desarrollo con bajas emisiones.

• Respeto a los derechos humanos de todas las personas: la adaptación al cambio climático debe hacerse con respeto a los derechos humanos y mediante una participación inclusiva que incluya mujeres y hombres, niños y niñas.

• Apoyo a las personas más vulnerables: los países ricos como Suecia deben cumplir las promesas de financiación climática en virtud del Acuerdo de París. El apoyo debe dividirse en partes iguales entre las medidas de adaptación y reducción de emisiones y debe dirigirse a los países y grupos más vulnerables. Todas las inversiones deben apoyar el desarrollo sostenible con bajas emisiones.