Diakonia - gente que cambia el mundo
Entrega de documentos. Foto: Tierraviva

“La participación política no se puede construir con una receta externa”

En Paraguay la participación política de las comunidades indígenas históricamente ha sido muy baja, debido a discriminación y exclusión. La organización socia de Diakonia, Tierraviva trabaja fuerte para que esto cambie. “Muchas personas con quienes trabajamos no tenía identificación y así es imposible tener una participación activa, pero poco a poco se está cambiando”, dice Ricardo Morínigo, de Tierraviva.

22/06/2018

En abril del año 2015 hubo elecciones locales en Paraguay. La compra de votos por comida, agua o dinero es común en todo el país. El candidato del movimiento plurinacional indígena no alcanzó la cantidad de votos necesarios para ocupar un escaño en la Cámara de Senadores y hubo denuncias de fraudes en varios municipios. Basado en esto nuestra organización socia Tierraviva, decidió enfocar su trabajo en una participación activa y consiente ante las elecciones presidenciales de abril del año 2018. 

- Si bien la participación de las comunidades indígenas es limitada, la participación de las mujeres indígenas es aún menor, por eso decidimos trabajar siempre con un enfoque de género, dice Ricardo Morínigo de Tierraviva. 

Así fue que se inició una investigación sobre la situación de participación política de comunidades indígenas durante los últimos 20 años. Se recopiló experiencias y recomendaciones de instituciones internacionales y se dialogó sobre las perspectivas de las mismas comunidades.

- Era importante hacer una investigación completa sobre el tipo de participación que ha habido en los últimos 20 años. Nos dimos cuenta que la participación muchas veces se limitaba a la asistencia a las urnas y la mayoría de veces se evidenció la compra de votos. Adicionalmente, muchas personas no tenían documentos de identificación para poder participar, cuenta Ricardo.

El primer paso por ende, fue apoyar a las personas para que se pudieran registrar y tener un documento de identificación y así acceder a sus derechos políticos.

-Las autoridades no han facilitado el proceso. Generalmente las oficinas quedan lejos de los pueblos donde radican las comunidades indígenas y las tramitologías legales no cuentan con instrucciones en las lenguas indígenas.

- Jóvenes de las diferentes comunidades nos ayudaron en el acompañamiento y la traducción. Con su apoyo logramos registrar a más de 20 mil personas. La mayor tenía 103 años y el menor, 2 semanas. Tener identificación no solamente es importante para poder participar políticamente, sino también acceder a otros derechos como salud y educación.

Ricardo enfatiza que es importante reconocer el trabajo que hicieron los líderes indígenas.

- Esto no es un trabajo que hicimos solos en Tierraviva. Sin el apoyo de líderes indígenas y los jóvenes de las comunidades hubiera sido imposible. La participación política no se puede construir con una receta externa, tiene que ser basada en las necesidades y deseos de las y los participantes.

Debido a que la investigación mostró que la participación a menudo se limitaba al voto, la segunda fase del proyecto fue de capacitación y comunicación.

- Brindamos varios talleres sobre la estructura del sistema político y los derechos que incluyeOtro problema que se detectó fue la distancia a los puestos de votación. Muchas veces el voto no era posible por la falta de transporte.

- Logramos que se abriera un puesto dentro de una de las comunidades. En esa comunidad logramos una participación muy alta, cerca del 90 %.

Tierraviva va a seguir trabajando con las personas que han participado en el proyecto para fortalecer aún más la participación en las elecciones locales en el 2020.

- Esperamos que más personas se animen a participar políticamente para defender sus derechos. Vemos que ya hay voluntad y ganas de seguir aprendiendo, termina Ricardo.