Diakonia - gente que cambia el mundo
Model.Layout.BloggImageAltText
Activistas LGTBI en Paraguay.

Número 108: Los amorales

En Paraguay, el numero 108 tiene un significado más allá de ser un sólo número. Hasta hoy, el 108 lleva una carga negativa y por mucho tiempo fue censurado en espacios institucionales. Por las calles, no ves el 108 en las numeraciones de las casas. En las patentes de los vehículos, tampoco. No existe en internos telefónicos de instituciones. Pero, en la sociedad y fuera de esos espacios, sí. El número 108, que a su vez es palabra, se utiliza para depreciar a una persona por su orientación sexual. 

02/03/2015 Editor: Daniel S Ogalde

El 1 de septiembre de 1959, un conocido locutor de radio, Bernardo Aranda, fue encontrado muerto y aparentemente quemado en la pieza donde vivía. El diario El País rápidamente promocionó que la muerte de Aranda era un crimen de origen pasional. Esa suposición, sumado con que las autoridades sospechaban que Aranda era homosexual, hizo que los investigadores dedujeran que el autor del crimen era homosexual. Con esta escusa, censaron durante la investigación a 108 varones, presuntamente homosexuales. Los varones fueron violentamente detenidos y expuestos públicamente en el diario El País. La palabra ciento ocho se refiere a ese hecho.

- En la época de la dictadura stronista, ciento ocho era una palabra utilizada para estigmatizar y excluir a los homosexuales, y hasta hoy es sinónimo con palabras como puto, gay, marica y homosexual, dice Orlando Cáceres, activista LGTBI de la capital del país.

Retomando el 108 

Hoy en día, el término ciento ocho se reivindicó por la comunidad LGTBI Paraguaya y se está resignificando. Las organizaciones buscan asociar el significado de ciento ocho a las persecuciones, detenciones y desapariciones de homosexuales a raíz de la investigación y el registro.

- Al adoptar ese número como símbolo de lucha por los derechos LGTBI me hace parte de esa historia que vivimos los gays como herencia de la represión de la dictadura stronista en nuestro país. Para mí, la palabra tiene un gran sentido de reivindicación, dice Orlando Cáceres.

En la prensa escrita, los homosexuales fueron descritos como personas viciosas y amorales. Se refería a "La organización de amorales" como un movimiento buscando atraer a los incautos para pervertirlos hasta que ellos también entren en la organización. Si alguien recién iniciado intentó zafarse, en seguida fue amenazado y vigilado. La prensa ha sostenido que eso le había pasado a Aranda. Esto reforzaba la idea que dominaba en la época de dictadura de que la homosexualidad era una desviación y que los jóvenes podían ser persuadidas. Esto generaba temor, y la menor sospecha de que alguien era homosexual resultaba en una denuncia.

Según Domingo Centurión activista LGBTI de la organización ñepyru, en el interior de Paraguay muy poca gente de la comunidad gay conoce la historia del 108 y si la conoce no la siente como propia.

- Aquí se sigue viendo como una forma despectiva de referirse a los homosexuales entre los propios pares inclusive, no hay sentido de pertenencia. Desde una perspectiva discriminativa, el ciento ocho es utilizada comúnmente como un insulto, para agredir y en otros casos es utilizada como una burla.

Las 108 victimas 

El mismo cuenta que aunque la muerte de Bernardo Aranda y lo que sucedió a través de eso, no ocurrió en su generación, día a día él lo siente en la piel. No puede recordar un solo mes en que alguien en su pueblo no le haya gritado 108 en algún espacio, por ejemplo en el mercado, en alguna plaza, en la calle. Siempre alguien le grita y a veces también intentan agredirle físicamente y otras veces se burlan gritándole 108 en medio de carcajadas.

- Se sufre mucho pero en silencio y a veces hasta ya nos acostumbramos y nos resignamos intentamos luchar y lo hacemos resistiendo, pero estamos muy solos en esta lucha.

Finalmente Domingo manifiesta que hace falta motivar más a los jóvenes de la comunidad gay a conocer la historia y a luchar por los derechos, contándonos el sentido que tiene para él, el número 108.

- Para mi significa luchar, significa recordar para no olvidar, significa la reivindicación del 108 como un símbolo en contra de la discriminación y la desigualdad.

Las 108 víctimas de la persecución nunca tuvieron justicia. Diakonia apoyó la investigación de la Comisión de Verdad y Justicia de Paraguay siendo el 108 uno de los casos emblemáticos que se registra durante la dictadura de Stroessner.

Texto: Adela Alvarez Svahn