Diakonia - gente que cambia el mundo
Model.Layout.BloggImageAltText
Una agricultura familiar conviviendo con un monocultivo de soja. Foto: Amadeo Velázquez

“Estamos perdiendo la tierra fértil”

Paraguay se está desforestando. Los bosques, con su riqueza de diversas plantas y animales se van cambiando por desiertos donde vive la soja y otros transgénicos. Los agrotóxicos, que son usados para el cultivo de los transgénicos, están dañando, contaminando y envenenando las tierras.

24/04/2015 Editor: Daniel Ogalde

- En primer lugar hay que decir que el uso de los agrotóxicos forman parte de un modelo de producción, el agronegocio. Y en el agronegocio están los monocultivos de varias especies transgénicas. Puede ser la soja, el maíz, la caña de azúcar, dice Lidia Ruiz de la Organización de Lucha por la Tierra (OLT).

Seis litros de agrotoxicos por persona

En los últimos años la utilización de agrotóxicos ha aumentado de 8 millones de litros en el 2009, hasta 43 millones de litros en el 2013. En relación con la población paraguaya, quiere decir que hoy en día, cada persona en el Paraguay consume aproximadamente 6 litros de agrotóxicos al año.

- La utilización indiscriminada de agrotóxicos es lo que actualmente está dañando la tierra y toda la vida que hay en ella, sigue Lidia Ruiz.

Los agrotóxicos causan desforestación y una gran desaparición de biodiversidad en el Paraguay. También impactan gravemente a las comunidades alrededor de las plantaciones de transgénicos donde las agriculturas familiares están conviviendo con los monocultivos. Las fumigaciones agrotóxicas no sólo contaminan a los cultivos sino también a las fuentes de agua, generando enfermedades y dañando la salud de campesinos y campesinas.

Una alternatia sin venenos

Uno de los objetivos de la OLT es plantear un modelo de producción diferente a la del agronegocio, cuál sería el modelo agroecológico. Es un sistema sin venenos, que plantea el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza.

- El sistema es bien complejo pero va a ayudar no sólo a recuperar la tierra sino también a enfriar el planeta, Lidia cuenta. Si seguimos haciendo lo contrario vamos a morir todos en menos tiempo de lo que esperamos.

Un futuro triste?

Sin una política pública para proteger la comunidad campesina, la biodiversidad y las tierras paraguayas, de los agronegocios Lidia manifiesta la triste realidad.

- Estamos perdiendo la tierra fértil donde podríamos no sólo cultivar alimentos, si no tener plantas y animales. Eso es lo que se está destruyendo con el uso indiscriminado de los agrotóxicos.

Texto: Adela Alvarez Svahn