Diakonia - gente que cambia el mundo
Model.Layout.BloggImageAltText
Las directoras regionales de Diakonia y WeEffect Viveka Carlestam y Anna Tibblin junto con el embajador sueco Georg Andrén.

Diakonia demanda justicia para Berta Cáceres

La directora regional de Diakonia Viveka Carlestam junto con la directora regional de WeEffect Anna Tibblin, convocaron una conferencia de prensa en Tegucigalpa el día de ayer. El objetivo era demandar justicia para la defensora de derechos humanos y la activista ambiental Berta Cáceres que fue asesinada el 3 de marzo, en forma de una investigación objetiva. 

18/03/2016 Editor: Victoria Gillberg

“Berta Cáceres fue un ejemplo de una mujer que jugó un rol inapreciable en defensa de los derechos de los pueblos indígenas y del medio ambiente. Hemos perdido una líder y no podemos permitir que esto se repita”, dijo el embajador Georg Andrén.

Una vida de lucha

Berta Cáceres lucho gran parte de su vida por los derechos de los indígenas y el medio ambiente en Honduras. Solamente una semana antes del asesinato se había opuesta al proyecto hidroeléctrico controversial Agua Zarca. El proyecto fue financiado por Fondo de inversión finlandés (Funnfund) y el inversor holandés FMO.

“Esto se trata de agricultores pobres que se ven robados de la tierra, el agua y los bosques. Sus derechos están protegidos por la ley. Pero el sistema legal no existe; el gobierno no le importa y políticos individuales ganan grandes sumas de dinero mediante la venta de los recursos naturales del país. Los que protestan arriesgan sus vidas.”, dijo la directora regional WeEffect Anna Tibblin.

Los asesinatos siguen

El 15 de Marzo fue asesinado Nelson García de la organización COPINH, en la que Berta era dirigente. A causa de esto los dos inversores comunicaron ayer que suspenden imediamente los desembolsos para el proyecto de la controvertida represa de Agua Zarca. Que la violencia sigue es inaceptable y la directora regional de Diakonia, Viveka Carlestam, concluyo.

“¡Ya basta! Tenemos que ser más vocales y exigir con mayor claridad a la UE y el gobierno sueco a actuar en Honduras. La situación en Honduras es cada vez peor; no puede seguir así. También debemos ser aún mejores en apoyar a nuestras contrapartes locales.”