Diakonia - gente que cambia el mundo
Model.Layout.BloggImageAltText
Foto: Lucía Reinoso

Crisis política en Guatemala

Un gran escándalo de corrupción ha sido revelado en Guatemala donde una red de defraudación aduanera ha desviado una astronómica cantidad de dinero del Estado. El escándalo se hace peor en este país donde persisten altos niveles de desigualdad y donde la mitad de los niños sufren de desnutrición, pero también ha provocado un nuevo despertar ciudadano que siembra esperanza.

02/07/2015 Editor: Daniel S Ogalde

Una pérdida de ingresos tributarios enorme

Guatemala se encuentra en su peor crisis política después de la firma de los Acuerdos de Paz. Hace poco fue revelado un gran escándalo de corrupción que involucra varios funcionarios públicos, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), la aduana y el secretario privado de la vicepresidenta. Durante años, una red de funcionarios públicos y empresarios ha colaborado para evadir impuestos sobre mercancías importadas, resultando en una pérdida de ingresos tributarios estimada a 120 millones de dólares (según la organización GHRC el 14 de mayo de 2015). La información salió a la luz pública gracias a una investigación liderada por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), una institución de las Naciones Unidas, y posteriormente han salido cada vez más escándalos parecidos involucrando a autoridades del sistema nacional de seguro social (llamado “IGSS” en Guatemala), la Policía Nacional Civil, partidos políticos y candidatos a la presidencia.

Grandes manifestaciones contra la corrupción 

El 25 de abril se realizó la primera de una serie de grandes movilizaciones populares en el país. Más de diez mil ciudadanos tomaron el Parque Central de la capital para exigir la renuncia del presidente Otto Pérez Molina y la vicepresidenta Roxana Baldetti. Las movilizaciones se siguieron dando en las semanas posteriores, tanto en la capital como en las regiones rurales del país, creando así una movilización histórica para Guatemala. Daniel Pascual, Coordinador General del Comité de Unidad Campesina (CUC), una de las organizaciones campesinas e indígenas más importantes del país, explica cómo ve la situación actual:

- Estamos viviendo un momento histórico donde hay una indignación muy fuerte que hace despertar a la población urbana y clase media, gente que anteriormente no había expresado mucho descontento. Este momento histórico a la vez se enriquece y se profundiza con la indignación histórica de los pueblos indígenas y crea un gran despertar ciudadano.

Unidos bajo las mismas demandas

Las primeras manifestaciones fueron organizadas por jóvenes universitarios a través de Twitter y Facebook, pero a partir de mediados de mayo se sumaron también los movimientos sociales de campesinos, indígenas y algunos sindicatos, dando más fuerza todavía al movimiento. Esta unión entre lo urbano y lo rural, los jóvenes y los movimientos más históricos, ha creado un momento oportuno para cambiar a Guatemala y la manera de cómo se maneja esta crisis seguramente tendrá grandes implicaciones para el futuro del país.

- Por primera vez en mucho tiempo se está movilizando un movimiento estudiantil sin miedo saliendo a las calles. Esto es uno de los saldos más positivos de esta coyuntura: El despertar de los jóvenes, dice Daniel Pascual.

La renuncia de la vicepresidenta

El viernes el 8 de mayo se anunció la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti, celebrado como una victoria para el movimiento, y el 14 de mayo fue nombrado su reemplazo, Alejandro Maldonado Aguirre. El señor Maldonado pertenece a la elite política del país y fue uno de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad que anularon la sentencia por genocidio contra el ex dictador Ríos Montt en mayo de 2013, y por lo tanto se siguen dando las movilizaciones y siguen vigentes las demandas para lograr un cambio verdadero.

- Hemos llegado muy lejos en poco tiempo, dice Daniel Pascual. ¿Quién pensaba hace tres meses que la vicepresidenta iba a caer por corrupta? Nadie lo sabía y nadie lo planificó pero estamos ahora frente una coyuntura que hay que aprovechar.

El futuro de las protestas

Un resultado importante de las protestas ha sido la creación de la Asamblea Social y Popular que pretende juntar los diferentes actores sociales de todo el país para desarrollar propuestas. Con este ejercicio se podría decir que los ciudadanos han logrado pasar de la protesta hacia la propuesta y ya hay varios planteamientos que empiezan a tomar forma, entre estos:


- Reformar la Ley Electoral y de Partidos Políticos para convocar una Asamblea Nacional Constituyente con participación amplia para redactar una nueva Constitución Política del Estado.
- Eliminar la reelección ilimitada de los alcaldes y diputados.
- Controlar el financiamiento privado y uso de los medios de comunicación para los partidos políticos, asegurando que el dinero no sea determinante para tener cobertura en los medios o ganar las elecciones.
- Legalizar el voto nulo y el voto desde el extranjero.


Para lograr introducir estos cambios en leyes y funcionamientos del Estado ya hay cada vez más voces exigiendo que no se realicen las elecciones como previsto en septiembre de 2015 sino que se pospongan hasta que se haya logrado las condiciones necesarias. Las protestas que empezaron por un escándalo de corrupción se han profundizado y ahora Guatemala tiene la oportunidad de cambiar profundamente el Estado y la manera de hacer política en el país.

Texto: Aron Lindblom