Diakonia - gente que cambia el mundo
Model.Layout.BloggImageAltText
Paola Zuluaga Palacios lucha por los derechos del colectivo lgtbi en Colombia. Foto: Gabriella Berglund

“¿Por qué una pareja heterosexual puede expresar su amor y yo no?”

Me veo con Paola Zuluaga Palacios, realizadora audiovisual de Bogotá que salió del closet como lesbiana hace 15 años, en la Plaza de Bolívar en Bogotá, Colombia. Son las cuatro de la tarde y la plaza, un escenario histórico de protestas y manifestaciones de la sociedad colombiana, ya está llena de gente disfrutando la tarde soleada. Paola me cuenta que fue justamente aquí donde se cambió todo ese día en abril hace dos años.

01/06/2015 Editor: Daniel S Ogalde

El activismo siempre le había dado pereza a Paola, no entendía la importancia del tema. Pero ese día en abril de 2013, el día en cual el Congreso iba a denunciar el resultado del proyecto de ley sobre el matrimonio entre las personas del mismo sexo en Colombia, Paola se encontraba en la plaza con unos compañeros del trabajo. Se dio cuenta del grupo del colectivo lgtbi y el grupo de conservadores que estaban en la plaza haciendo marcha sobre el matrimonio igualitario.

- En el momento cuando enuncian que el proyecto se hunde, y veo a la gente en contra celebrar, y las personas lgtbi llorar, me rompe el corazón. Me empiezan a caer las lágrimas y me decido que definitivamente tengo que hacer algo.

La necesidad del activismo

Paola ya lleva tres años con su novia y juntas se han dedicado a luchar por el matrimonio igualitario en Colombia. Actualmente no existe una ley que les asegure las mismas condiciones con respecto al tema de matrimonio a las personas homosexuales como para las personas heterosexuales. Desde el 20 de junio del 2013 las parejas lgtbi han acudido ante los jueces y notarios para solemnizar sus uniones pero no hay una normatividad clara que les permita a ellos casar a una pareja homosexual. Por tanto es realmente una decisión de cada juez y notario si lo quieren hacer o no, y qué tipo de contrato le van a hacer a la pareja. Desde junio del 2013 Paola está realizando un documental sobre tres parejas homosexuales que ya se casaron civilmente pero donde dos de los casos ya están en revisión en la Corte Constitucional. Ahora están esperando a que la Corte se pronuncie a favor o en contra, y que se dicte una sentencia definitiva que le dé vía libre al matrimonio igualitario en Colombia.

- Aunque no me quiero casar, estoy luchando por el matrimonio igualitario. Para mí no hay argumento, no hay forma de justificar que una persona no se puede casar por ser gay, somos todas personas. Cuando me preguntan por qué no estoy casada quiero poder decir que es porque no me quiero casar, y no porque no me puedo casar, dice Paola.

Salir del closet fue un proceso largo 

Me cuenta que asumió su orientación sexual cuando ya era grande, a los 20 años. Salió primero del closet con sus amigos, quienes todos lo tomaron con tranquilidad y poca sorpresa. Con su padre, quien siempre ha sido “ultraconservador y machista a morir”, nunca ha hablado directamente sobre el tema y a su madre le costó al principio asumir la orientación sexual diversa de su hija. Por tanto, salir del closet fue un proceso largo y no muy fácil. Paola había tenido curiosidad por muchas cosas desde antes pero no fue hasta cambió de carrera en la universidad y se enamoró, que lo confrontó y aceptó a sí misma.

- Antes de estudiar comunicación social estudié dos años Derecho, y yo era la quien decía “yo respeto a la homosexualidad, pero no la comparto.” En esa época no había asumido mi orientación sexual porque veía el rechazo que había frente al tema, el cual en los años 90 era tabú.

La discriminación está en todos lados 

La sociedad colombiana es conservadora y machista. Les han echado a Paola y su novia de bares por haberse dado un beso, les han gritado cosas en la calle y en varias ocasiones le han tomado a Paola por ser hombre debido a su peinado corto y su forma de vestir. Aun así, Paola siente que es más afortunada que muchas otras personas lgtbi. No ha tenido problema en el trabajo o con sus amigos, su familia ya lo ha asumido el tema y la mayoría del tiempo siente que puede demostrar su amor aunque sí hay lugares dónde se cuida. En comparación con hace un par de décadas, según Paola ya se habla del tema con más tranquilidad en general, y que gran parte de este avance ha sido gracias a la organización "Colombia Diversa" y su trabajo por los derechos de las personas lgtbi en el país. Sin embargo, aunque tanto los hombres como las mujeres homosexuales han sufrido igual por la discriminación, por el machismo las lesbianas han sido mucho menos visibles que los hombres gay, solo por el hecho de ser mujer.

- El tema de la homosexualidad no es algo que uno solo decide, como un día decir “Ah, hoy quiero despertarme y tener menos derechos que los demás, voy a ser homosexual.” Me hace muy triste y frustrada que nosotros somos ciudadanos, pagamos impuestos y cumplimos con la ley, pero la ley no cumple con nosotros. Y de verdad eso no me cabe en la cabeza.

Con esperanza para el futuro

En cuanto al futuro, Paola Zuluaga Palacios es optimista. Cree que en un futuro cercano van a pronunciar a favor del matrimonio igualitario tanto como la adopción igualitaria. Sin embargo, el caso de Sergio Urrego, el estudiante quien en el año 2014 se suicidó tras haber sido víctima de homofobia en su colegio, muestra que todavía falta mucho por hacer. Paola y su novia se quedaron muy afectadas por la noticia y han sido un gran apoyo para la madre de Sergio, quien ahora se ha vuelto activista para prevenir que lo que le pasó a su hijo no se vuelva a pasar nunca más. Paola siente que Sergio se ha vuelto a un símbolo muy fuerte que representa por un lado la discriminación contra las personas lgtbi, y por otro lado la resistencia y la lucha contra ella misma.

- Siento que lo que hizo Sergio también fue un acto político, para poner el debate sobre la mesa, y creo que lo ha logrado. La muerte de Sergio ha generado una consciencia sobre la educación acerca de la homosexualidad y los derechos de las personas con una orientación sexual diversa. Y vamos a seguir peleando. Por Sergio, y por todo el colectivo lgtbi.

Texto: Gabriella Berglund